jueves

IMPACTO EN JUPITER

El cometa Shoemaker-Levy 9, en su viaje acia el Sol, fue atraído por la gravedad del gigante Júpiter. En julio de 1.994 y durante unos seis días, 20 fragmentos del corneta cruzaron la atmósfera de Júpiter a unos 60 kilómetros por segundo. Al introducirse en su atmósfera los fragmentos fueron explotando en una gran bola de fuego que dejaba a su paso una columna ascendente de gases y residuos calientes. Estas columnas alcanzaron 3.500 kilómetros de altura sobre la parte alta de las nubes antes de caer, cubriendo entonces una zona del tamaño de la Tierra.