domingo

VOYAGER A SATURNO

La sonda Voyager 1, durante su cercano encuentro con Saturno, envió espléndidas imágenes de los anillos, poniendo en evidencia que, en realidad, otros centenares de pequeños anillos estaban comprendidos entre los viejos anillos A, B y C, invalidando así la teoria que consideraba a estos tres anillos como un único disco de materia.
El Voyager 1 ha revelado, además, que el anillo F, descubierto en 1979 por el Pioneer 11, está a su vez fraccionado en tres partes, recorridas por pequeños anillos, y ha confirmado la existencia del anillo D al que ha fotografiado durante su paso a través de la sombra de Saturno. También el tenue anillo E, visible desde la Tierra cada quince años, cuando Saturno está en una determinada posición con respecto a nuestro planeta, ha sido observado por el Voyager 1.